Noticias

Es muy importante tener confianza (Editorial)

Es muy importante tener confianza (Editorial)

 
El término confianza se refiere a la opinión favorable en la que una persona o grupo es capaz de actuar de forma correcta en una determinada situación. La confianza es la seguridad que alguien tiene en otra persona o en algo. Es una cualidad propia de los seres vivos, especialmente los seres humanos, ya que aunque los animales la posean, estos lo hacen de forma instintiva, al contrario que los humanos, que confían conscientemente. Al ser algo que se hace consciente y voluntariamente, supone trabajo y esfuerzo conseguirla. A pesar de que sea costoso llegar a ella, se caracteriza por ser una emoción positiva.
Según Laurence Cornu, doctora en filosofía: “la confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo”.
De acuerdo con las teorías que abordan este tema, se trata de una suspensión temporal de la situación básica de incertidumbre sobre las acciones de las personas, es decir, se dejan de lado las dudas y se cree firmemente. La pérdida de confianza se debe a un agotamiento emocional, causado por la mala intención de la persona, que fomenta la incapacidad de cumplir con lo prometido de forma continuada en el tiempo. La confianza, por tanto, simplifica las relaciones personales y ayuda a entenderlas.
Para la psicología social y la sociología, el término confianza consiste en la idea que se forja una persona sobre las conductas que realizan los de su alrededor. Es el pensamiento con el cual una persona cree que será capaz de actuar de una cierta manera frente a una determinada situación.
Después de  los anteriores párrafos me surge una pregunta ¿cómo son los niveles de confianza que tenemos en nuestra empresa UNILAC? Y pienso en los acontecimientos de los últimos meses donde la crisis lechera del país nos obligó a tomar decisiones muy duras como rebajar el precio de la leche en un alto porcentaje, afortunadamente pudimos decirles a los dueños de la cooperativa directamente en las diferentes veredas y municipios las causas y por qué se tenían que tomar algunas decisiones por parte del Consejo de Administración y la gerencia con el conocimiento pleno de la junta de vigilancia y la revisoría fiscal.  Pero aunque la mayoría de las personas confiaron en que las condiciones del mercado en Colombia hacían que se tuviera que rebajar el precio, otras pocas se demoraron más en entender la situación y creo es porque todavía no hay la suficiente confianza en que las decisiones se toman no por afectar a los campesinos, sino por salvar la empresa de todos.
No es posible que una empresa se sostenga y crezca con desconfianza, al contrario cuando este valor prevalece hay menos desgaste y somos más agiles y más asertivos en las decisiones, por eso queremos en el día a día que nuestros asociados, productores, empleados y clientes confíen en esta empresa de economía solidaria, aunque nadie decide confiar simplemente porque si, aprovecho para decirles que quienes tomamos las decisiones sean buenas o no, lo hacemos siempre con buenas intenciones.
Tengamos claro que una cooperativa no se orienta solo por lo que dice una persona (gerencia), por el contrario este tipo de empresas con su gobierno democrático es orientada por una Asamblea, un Consejo de Administración, con la auditoria de la Revisoría Fiscal y el acompañamiento de diferentes comités y la junta de vigilancia.
Las personas que ocupan los diferentes cargos en UNILAC  tienen un único objetivo, sacar adelante la empresa para beneficio de los pequeños productores de leche, es más cada persona una vez entregue su cargo no se queda con absolutamente ningún activo de la empresa, solo se pueden apropiar de  la satisfacción del deber cumplido, todo queda ahí disponible para las futuras generaciones.
Quienes confían en su cooperativa viven mejor, quienes no confían siempre tendrán la incertidumbre y por lo tanto la amargura de estar en el lugar equivocado, por eso les invitamos a conocer de los diferentes procesos de la empresa y así confiar más simplemente para vivir con más alegría a pesar de las dificultades que no van a desparecer, pero  pueden ser más llevaderas si creemos en nuestra propia gente, que entre otras cosas son las mismas personas que han construido todo lo que hoy tenemos y es causa de admiración en otras regiones de Colombia. 
Muchas decisiones no son del agrado de los ganaderos y muchas cosas que nos toca hacer, las personas no entienden su causa, por eso el ejercicio de reunirme de frente con los productores como lo hice en dos oportunidades en los últimos tres meses es muy valioso precisamente para aclarar dudas y así contribuir a que las personas crean cada día más en UNILAC y confíen en que estamos haciendo lo correcto aunque no estemos plenamente satisfechos, porque desafortunadamente hay muchas externalidades  que no favorecen a los campesinos de este país y eso siempre se nos escapara de nuestras manos.
Cuando hablamos de confianza, no hacemos referencia a inmunidad o que nos consideren perfectos y que las personas que lideramos UNILAC no nos equivocamos, al contrario somos seres humanos con muchas limitaciones por eso necesitamos de la ayuda de tantas personas, pero reitero nuestros empleados desde el departamento de contabilidad, hasta los operarios pasando por los transportadores tenemos el anhelo siempre de buscar lo mejor para la empresa pensando en el presente y en el futuro. Y si tuviéramos más confianza entre todos seriamos más exitosos, la confianza ha sido la clave para los logros obtenidos y lo seguirá siendo.
MUCHAS GRACIAS A LAS PERSONAS QUE HAN DEPOSITADO SU CONFIANZA EN NUESTRAS DECISIONES.        
   
Luaskin Arley Pérez Ocampo
Gerente
Cooperativa Unilac 

>> Regresar

 

Tags