Tips

7 estrategias para asistir el parto de una vaca

Si bien las vacas pueden parir de forma natural y sin asistencia profesional, en algunos casos se hace necesaria la intervención de un médico veterinario.
 
El ganadero por experiencia sabe el momento en el cual la vaca iniciará el proceso de parto y estará pendiente de que se encuentre en el corral o en un sitio escogido de forma exclusiva para iniciar el proceso de dar a luz. Algunos ganaderos confinan la res y la mantiene de pie; otros esperan que para en el suelo.
 
Óscar Leonardo Jiménez, zootecnista y profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, dijo que es más conveniente, por salud, descartar la intervención de personas en el parto y el suministro de hormonas u otros productos para acelerar el proceso de nacimiento de terneros.
 
“Estoy en contra del uso de productos que afecten el proceso del parto natural”, aseveró Jiménez. 

La vaca está en la capacidad de parir por si sola en el corral donde se echa a iniciar la labor que se extiende por 4 horas, aproximadamente. Si en ese tiempo el ganadero o mayordomo que vigila el animal rectifica que no ha parido, se debe interveni para salvarle la cría.
 
Santiago Jaramillo Mosquera, médico veterinario, zootecnista y profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, administrado por Fedegán, expuso: “en 4 horas debería parir la vaca sola, sino se confirma la distocia y se entra a analizar y verificar la posición del ternero”.
 
Los terneros se pueden encontrar con las patas traseras, delanteras, los glúteos o la cabeza con dirección a la vagina de la res. Según sea el caso, el médico veterinario, tras la desinfección de sus manos, hombros, brazos y el uso de guantes buscará acomodar la cría para facilitar el parto.
 
“Con palpación se acomoda el animal para que la vaca trate de parir sola”, comentó Jiménez.
 
De otro lado, la cría se puede acomodar de forma que sus patas se amarren a una cuerda fuerte y se tirará hasta que nazca. Mosquera señaló que esta última práctica se debe hacer una vez se lubrique con aceite mineral el ternero para evitar dificultad en el proceso de su extracción.
 
“Se recomienda que no haya más de 3 personas de fuerza”, apuntó el médico veterinario, que aseguró se han presentado casos en los que se amarran los lazos a carros, caballos o cuatrimotos que jalan y lesionan la cría y ocasionan daños irreparables a la madre.
 
“El lazo puede hacer que se partan las patas del ternero y se puede perforar el útero de la vaca y causar daños en los nervios de la pelvis que dejarán la res coja de por vida”, insistió Mosquera al recalcar que es mejor evitar esa mala práctica. 
 
Mientras que una persona tira la cuerda con precaución, poco a poco se verá salir el ternero. Cuando se complete su nacimiento, la asistencia recaerá 100 % en la cría, de la que se sacará de boca y nariz la baba que obstruye el paso del oxígeno y se darán masajes en su cuerpo para activar su circulación. En algunos casos se hará respiración boca a boca o se usará una honda en la traquea; todo depende de la reacción del ternero.
 
Finalmente, se desinfectará el ombligo del ternero y se acercará la cría a la madre para que adquiera mínimo 4 litros de calostro. Luego la vaca se hidratará con agua que contiene miel y sal.
 
“En las primeras 4 horas el ternero tiene que consumir calostro. A la madre se atiende con 30 litros de agua”, agregó Santiago Jaramillo.
 
El ganadero debe conocer el comportamiento de sus vacas reproductoras y ante episodios de complicación en partos anteriores se deducirá que los futuros serán similares. 
 
El procedimiento de asistencia general con médico veterinario se hace en todo parto natural como medida de prevención. La única diferencia con un caso atípico será la decisión de amarrar las patas de la cría con lazos para ayudarla a salir y salvarle su vida. 
 
Los pasos:
Ubicación de vaca en corral cómodo para su parto.
Vigilar parto durante 4 horas. Si no nace la cría intervenir.
 Desinfección de persona que hará palpación a vaca para conocer ubicación de la cría.
 Se acomoda la cría o se decide amarrar un lazo a sus patas para ayudar a que nazca.
Se garantiza el paso de oxígeno del nuevo nacimiento.
Se desinfecta obligo de la cría.
Se ubica la cría cerca de la madre para que reciba calostro y se hidrata la vaca.

Fuente: ContextoGanader
>> Regresar